Quédate en casa si te sientes mal. Si tienes fiebre, tos y dificultad para respirar, busca atención médica lo antes posible. Sigue las instrucciones de la autoridad de salud local.