Frente a una pandemia como COVID-19, nuestro sistema inmune funcional es esencial. La alimentación puede hacer que el escudo sea más fuerte o más débil.

Quédate en casa si te sientes mal. Si tienes fiebre, tos y dificultad para respirar, busca atención médica lo antes posible. Sigue las instrucciones de la autoridad de salud local.