Frente a una pandemia como COVID-19, nuestro sistema inmune funcional es esencial. La alimentación puede hacer que el escudo sea más fuerte o más débil.