Como entrenar tu mente y ser más inteligente cada día

Puedes hacer muchos ejercicios mentales todos los días para entrenar tu mente y ser más inteligente.
Puedes hacer muchos ejercicios mentales todos los días para entrenar tu mente y ser más inteligente.

Pequeños cambios en la vida diaria pueden hacerte más inteligente. Te contamos 12 tipos de ejercicios mentales curiosos, que puedes ejercitar en la vida diaria para ser más inteligente.

Igual que cuando vamos al gimnasio a hacer ejercicio, no debemos de ignorar nuestra mente. El cerebro también debe ser entrenado, no solo haciendo cientos de rompecabezas por semana o leyendo docenas de libros.

Estos ejercicios mentales no exigen de tiempo: pueden formar parte de tu día a día, con unos cuantos cambios sutiles en tus hábitos sencillos podrás lograrlo.

Conocidos como gimnasia cerebral, incluye hacer que tu cerebro experimente nuevas experiencias que combinen diferentes sentidos para estimular las conexiones entre diferentes áreas del cerebro. Todos estos ejercicios pueden mejorar la memoria y retrasar los efectos del envejecimiento mental.

Darle a su cerebro nuevas experiencias lo mantendrá más saludable. Pruebe estos 6 mini ejercicios de entrenamiento mental para evitar la pérdida de memoria y agudizar su mente.

Cepilla tus dientes con tu mano no dominante

Ejercicio cerebral: Cepíllate con la mano que normalmente no usarías, y no olvides abrir el grifo y aplicar la pasta de dientes al revés. Aquí hay más refuerzos cerebrales por la mañana para hacer antes del trabajo.

Ducharse con los ojos cerrados

Ejercicio cerebral: intente usar solo sus sentidos táctiles (pero use el sentido común para evitar quemaduras o lesiones). Localice los grifos únicamente por tacto y ajuste la temperatura. Luego lave, afeite, etc. con los ojos cerrados.

Cambia tus actividades matutinas

Los estudios de imágenes cerebrales muestran que las tareas novedosas ejercitan grandes áreas de la corteza, lo que indica mayores niveles de actividad cerebral en varias áreas distintas. Esta actividad disminuye cuando la tarea se vuelve rutinaria y automática. Ejercicio mental: vístete después del desayuno, pasea al perro por una nueva ruta o cambia tu televisor o estación de noticias. Incluso mirar un programa para niños como Sesame Street, por ejemplo, puede despertar al cerebro para darse cuenta de cuánto de lo que das por sentado es explorado en profundidad por los niños.

Dale la vuelta a las cosas…literalmente

No nos referimos al significado. Coge objetos de tu hogar y dales la vuelta. Al mirar la foto familiar que tienes en la mesilla al revés tu cerebro comenzará a actuar intentando interpretar la forma y los colores de la imagen, averiguando qué es. Puedes hacerlo con muchos objetos, desde el reloj de la cocina hasta los imanes de la nevera.

Cambiar de asiento en la mesa

En la mayoría de las familias, todos tienen su «propio» asiento, pero su cerebro se beneficia de nuevas experiencias. Ejercicio mental: cambie de asiento para cambiar la posición que ocupa, con quién se relaciona, su vista de la habitación e incluso cómo alcanzar la sal y la pimienta.

Juega con monedas

Toda esa chatarra que guardas tienen una utilidad. Intenta llevar siempre monedas en el bolsillo y tócalos de vez en cuando intentando adivinar que valor tiene la moneda sin mirarla. Reconocer algo sin usar la vista incrementa la actividad cerebral.

Escanear en el supermercado

Las tiendas están diseñadas para tener los artículos más rentables a la altura de los ojos, y cuando compras, realmente no ves todo allí. Ejercicio mental: detente en cualquier pasillo y mira los estantes, de arriba abajo. Si hay algo que nunca ha visto antes, recójalo, lea los ingredientes y piense en ello. No tiene que comprarlo para beneficiarse; has roto tu rutina y experimentado algo nuevo.

Comentarios

comentarios