Día Mundial del Alzheimer

El 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, proclamado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y auspiciado por Alzheimer’s Disease International (ADI). Y desde 2012 la organización Alzheimer’s Disease International (ADI) decidió extender la conmemoración por todo el mes de septiembre, y así se consignó el Mes Mundial del Alzheimer.

Sobre todo, se trata de concienciar sobre esta enfermedad, que afecta no solo a los pacientes sino también a los cuidadores directos y familiares.

Por el momento no hay una cura para el Alzheimer, pero si se pueden realizar rutinas y actividades para retrasar el deterioro que causa la enfermedad.

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad mental incurable que va degenerando las células nerviosas del cerebro y disminuyendo la masa cerebral, de forma que el paciente va desarrollando un deterioro cognitivo algunos los síntomas son dificultades en el lenguaje, pérdida del sentido de la orientación.

¿Pero cuál elemento es el que mayor aporta a desarrollar dicha enfermedad?

Lamentablemente el estrés es uno de ellos. Las consecuencias del estrés pueden ser de lo más variadas. Sabemos que crea malos hábitos e incrementa el riesgo de cardiopatías. Ahora, se suma la enfermedad de Alzheimer, siendo este primero un desencadenante.

El estudio reveló un vínculo dosis-respuesta entre el estrés en la mediana edad y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer más adelante. «Por cada síntoma adicional de agotamiento vital, encontramos que el riesgo de demencia aumentó en un 2%», explica Sabrina Islamoska, líder del trabajo.

«Los participantes que informaron de cinco a nueve síntomas tenían un riesgo de demencia un 25% más alto que aquellos sin síntomas, mientras que los que informaron de 10 a 17 síntomas tenían un riesgo de demencia un 40% mayor, en comparación con los que no tenían síntomas», continúa Islamoska.

Otro de los factores y que no podemos evitar es la edad, los antecedentes familiares y la composición genética.

El reconocimiento del Alzheimer como enfermedad

Por los años 50, se consideraba el Alzheimer una enfermedad propia de la mediana edad. Cuando esta se manifestaba en edades avanzadas, se consideraba demencia senil.

No fue hasta los años 70 cuando los científicos empezaron a identificar el Alzheimer como causa de demencia frecuente en personas mayores. A pesar de eso, la pérdida de memoria se consideraba parte del proceso de envejecimiento.

En 2015 nació el Consorcio EPAD, una de las iniciativas más importantes del mundo para la investigación de la prevención del Alzheimer.  En ella participan 36 instituciones europeas, desde laboratorios farmacéuticos y asociaciones de afectados hasta universidades y centros de investigación, entre ellos la Fundación Pasqual Maragall, para testar nuevos tratamientos que incidan en las fases iniciales del Alzheimer para evitar o retrasar la aparición de sus síntomas.  En la actualidad sabemos que la acumulación de las proteínas beta-amiloide y tau en forma de depósitos o placas son las que provocan la degeneración y la muerte de las neuronas en un cerebro con Alzheimer.