Maltrato infantil: Tipos y consecuencias

La violencia contra los niños y niñas marca su vida para siempre. Te contamos los últimos datos sobre esta realidad poco contada y demasiadas veces silenciada.
La violencia contra los niños y niñas marca su vida para siempre. Te contamos los últimos datos sobre esta realidad poco contada y demasiadas veces silenciada.

Las agresiones sexuales en la infancia, incluso una insinuación de un vecino o familiar, el acoso de los compañeros en la escuela, que afecta a 1 de cada 3 niños en el mundo, o la bofetada de un padre o una madre son solo algunos ejemplos de los tipos de violencia a los que se enfrentan millones de niñas y niños cada día.

La mayor parte de los actos violentos pasan desapercibidos, permanecen invisibles. Sin embargo, los niños que los sufren son más proclives a crecer inseguros, con falta de confianza y baja autoestima.

No solo las cicatrices físicas quedan marcadas para siempre, las heridas del miedo y la humillación pueden ser imborrables en la salud mental de un niño.

El silencio no es una opción. Ser testigo y no hacer nada es como decirle a ese niño que lo que le están haciendo está bien.

Los niños y niñas son seres muy vulnerables y, por lo tanto, pueden ser víctimas de distintas formas de maltrato infantil. La violencia contra los niños y niñas no solo se produce en sus casas sino también en la escuela. ¿Te imaginas tener siempre miedo? Eso es lo que viven muchas personas durante su infancia.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) una cuarta parte de todos los adultos manifiestan que han sufrido maltrato físico de niños. El maltrato infantil tiene causas muy graves y secuelas en la salud física y mental que afectan durante toda la vida.

¿Qué es el maltrato infantil y qué tipos existen?

El maltrato infantil se define como el abuso o la desatención de los menores de 18 años. Puede adoptar diversas formas que, en ocasiones, se dan de manera simultánea y son las siguientes:

  • Maltrato físico. Supone una agresión física que pone en riesgo la integridad física del niño o niña.
  • Abuso sexual. El abuso sexual comprende cualquier actividad sexual con un niño o niña (exposición a material pornográfico, relaciones sexuales, tocamientos etc.).
  • Maltrato psicológico. Se produce cuando se dan ataques verbales contra el niño o la niña, por ejemplo, reprendiéndoles continuamente, ignorándolos o aislándolos. Según datos de la Universidad de MacGill en Montreal (Canadá), 1 de cada 3 niños en el mundo sufre alguna experiencia de abuso emocional.
  • Maltrato médico. Es el caso de que una persona aporta información falsa sobre la enfermedad de un niño que requiere atención médica, de forma que se le pone en peligro de sufrir lesiones.
  • Abandono. Un niño o niña sufre abandono cuando no se le aporta comida, refugio, afecto, educación, o atención médica.

Consecuencias del maltrato infantil

Un niño o niña que está siendo maltratado se sentirá culpable y confundido, porque no entenderá lo que le está pasando. Además, suelen tener dificultades para hablar de lo que ocurre puesto que los maltratadores pueden ser los propios padres, un familiar o un amigo.

Algunas de las señales consecuencias que puede tener el maltrato infantil, son las siguientes:

  • Aislamiento. No querrá salir de casa, ni relacionarse con nadie y dejará de lado las actividades de su rutina diaria.
  • Cambios en la forma de actuar. Puede que el niño o niña demuestre enfado o se ponga agresivo.
  • Reducción en el rendimiento escolar. Los estudios también se pueden ver afectados por el maltrato infantil. El niño o niña no querrá ir a clase (sobre todo si el foco del maltrato está en la escuela) y sus calificaciones académicas se verán afectadas.
  • Falta de confianza en sí mismo. El maltrato infantil puede minar la confianza en uno mismo y suponer que se produzcan casos de depresión, ansiedad o estrés.
  • Robar dinero o alimentos. Son signos de que un niño o niña puede estar desatendido.
  • Intentos de huir de casa. Otra de las consecuencias importantes es la necesidad de huir de casa, sobre todo si es el lugar donde se produce el maltrato.
  • Intentos de suicidio. En ocasiones extremas el niño o niña puede intentar atentar contra su propia vida.

Además de lo anterior, existen algunos síntomas o consecuencias físicas que pueden ser los siguientes:

  • Moretones, fracturas o quemaduras.
  • Embarazo o enfermedad de transmisión sexual.
  • Sangre en la ropa.

¿Cómo prevenir el maltrato infantil y fomentar la protección?

 Además de la normativa legal que elaboren los gobiernos, como padres y madres debemos tomar medidas para que nuestros hijos e hijas se sientas seguros y se desarrollen de forma normal. Algunas de las acciones más básicas que se pueden hacer son:

  • Demuestra el amor que sientes hacia tu hijo e hija. Abraza, besa y demuestra amor hacia tu hijo o hija cada día. Genera confianza para que te cuente siempre lo que le ocurre y fomenta su autoestima.
  • No respondas enfadado. Tendemos a descargar nuestro enfado en personas que no tienen nada que ver, y pueden ser nuestros hijos e hijas. Cuando algo te enfade o te preocupe, relájate y piensa antes de actuar.
  • Cuida de tus hijos e hijas. No les dejes solos en casa, enséñales a actuar frente a extraños y a que se relación con otros niños y niñas.
  • Enseña a tu hijo o hija a decir que no. Es importante que desde pequeños aprendan a decir que no cuando algo les incomoda o les da miedo. Enséñale a que te hable cuando se sienta mal.
  • Toma precauciones en internet y en las redes sociales. Actualmente, el uso de internet y de las redes sociales por parte de los niños y niñas sin una supervisión, puede suponer un peligro para ellos y ellas, por lo que es necesario enseñarles a tomar medidas y a actuar con seguridad.