Posiblemente, hayas escuchado de la ley del espejo o quizás no, esta resumidamente consiste en que puedes ver en el otro reflejado cosas que te molestan, o que pueden agradarte también y que puedes sentirte identificado, esto significa, que si bien somos seres únicos e irrepetibles, podemos ver en el otro una versión de nosotros mismos, todos somos espejos de las demás personas.

Todo aquello que captamos del otro, de positivo o negativo, es nuestro reflejo.

A menudo cuando estamos trabajando en nuestro desarrollo personal nos enfocamos en exceso o quizás tan sólo en nuestro interior, cuando gran parte del aprendizaje también puedes encontrarlo en el exterior o en nuestro entorno de confianza.

Hablemos de situaciones en el día a día, cuando con frecuencia observamos algo que no nos gusta de los demás, nos molesta y hasta podemos sentir rechazo hacia el otro. Pues bien estamos frente a la ley del espejo, la cual establece que de alguna manera este aspecto que nos disgusta es un tema para trabajar en nosotros mismos y el otro, nos lo está reflejando.

Podemos pensar que es terrible que los demás sean tu espejo, sin embargo, es una excelente oportunidad para descubrir qué es lo que tenemos que sanar en nosotros mismos.

Por ejemplo, si te molesta alguien que critica mucho a los demás, si no puedes soportarlo, ¡cuidado! es posible que estés siendo muy duro-a contigo mismo-a, puede estar relacionado a que te exijas demasiado y que necesites soltar eso.

En otro caso, si estás sufriendo una infidelidad, o si has pasado por varias relaciones en las que te han sido infiel, verifica si estás siendo infiel a ti mismo-a en algún aspecto de tu vida donde no estas respetando tus valores.

Como puedes observar, el espejo no te muestra que tú seas una persona criticona o infiel a tu pareja, sino que te hace ver la relación que estás teniendo contigo mismo.

Gracias a los demás puedes ver aquello que tienes que mejorar, que lleva su proceso y tiempo y que no es algo que puedas hacer de un día para el otro. Lo que te dice cada espejo es que empieces a poner el foco en ti, que pienses en ti y que empieces a responsabilizarte por tu persona, no delegues tu felicidad a los demás y no culpes a los otros por tus enfados.

A continuación, te dejo las 4 reglas de la ley del espejo:

1- Todo lo que te irrita, molesta, enoja o quieres cambiar del otro, está dentro de ti.

2- Todo lo que me critica, combate o juzga el otro, sí me molesta es porque está reprimido en mí y me toca trabajarlo.

3- Lo que el otro me critica, juzga o quiere cambiar de mí, sin qué a mí me afecte, le pertenece a él.

4- Todo lo que me gusta del otro, lo que amo en él, también está dentro de mí, reconozco mis cualidades en otros.

Por último, proyectamos lo que llevamos dentro, por lo que cada cosa que veamos en los otros siempre dirá más de nosotros mismos que de los demás.

¡Tu tiempo es muy valioso, Gracias por leerme una vez más!

Viviana Alomar | Coach – PNL – Conferencista

Busca mis libros en Amazon:

Inteligencia Emocional en el manejo de conflictos

Mujeres con historias para contar 


Más artículos de Viviana Alomar

Cómo establecer Metas y no morir en el intento

El valor del momento presente

Creencias: Las barreras invisibles

«El Apego»


Like it? Share with your friends!

Comentarios:

comentarios

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win