Sabes, lo más valioso a parte del tiempo, es el amor bien vivido, las muestras que da la vida cuando te amas y te priorizas. Tu brújula debe de ser tu felicidad.

Siempre en mis artículos, puntualizo en el amor propio, ya que es el más importante. Recuerda, si tú te amas más que nada en este mundo, todo fluye. ¡Créelo!

Aterrizando un poco, ¿Cuáles son las señales a las que debemos seguir? Tenemos que seguir la voz que nos dice que la estabilidad económica es lo más importante, debemos abrir nuestras alas y viajar por el mundo disfrutando el día a día, con las sorpresas que conlleva este estilo de vida, o debemos hacer caso omiso a todo y solamente disfrutar del presente. ¡Escucha tu intuición que jamás se equivoca!

Para afianzar esos pilares de confianza, amor, plenitud, crecimiento, tienes que estar claro de que tú eres cien porciento responsable de tu vida, de tus aciertos y desaciertos.

Te comparto un cuento que probablemente ya conoces: una vez en algún lugar, que podría ser cualquier lugar, en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín con manzanos, naranjos, perales, bellísimos rosales todos ellos felices y satisfechos. Todo era Alegrías en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El pobre tenía un problema no sabía quién era.

Lo que te falta es concentración le decía el manzano, si realmente lo intentas podrás tener deliciosas manzanas, ¡mira es fácil! – no lo escuches le decía el rosal, es mucho más fácil tener rosas, mira que bellas son. Y el árbol desesperado intentaba todo lo que le sugerían y como no lograba ser como los demás se sentía cada vez más frustrado.

Un día llego al jardín el búho, la más sabia de las aves y al ver la desesperación del árbol exclamo. -No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo, de muchísimos seres en esta tierra. Yo te daré la solución, no te dediques hacer lo que los demás quieren que seas, se tú mismo, conócete. Y para lograrlo escucha tu vos interior y dicho esto, el búho desapareció.

Mi vos interior, ser yo mismo, conocerme, se preguntaba el árbol desesperado… cuando de pronto comprendió. Cerrando los oídos abrió el corazón y por fin, pudo escuchar su voz interior, diciéndole. –Tu jamás darás manzanas, porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal, eres un roble y tu destino es crecer grande y majestuoso, estas aquí para dar cobijos a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje. Tienes una misión, cúmplela.

El árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso hacer todo aquello a lo cual estaba destinado. Así pronto, lleno su espacio y fue respetado por todos y solo entonces, el jardín fue completamente feliz. Yo te pregunto- no serás como el roble, que no te permites crecer como tal. Todos tenemos un destino que cumplir, un propósito en esta vida, no permitamos que nada ni nadie, nos impida a conocer la maravillosa esencia de nuestro ser.

Trabaja cada día y cada momento, enfocado en fortalecer tus pilares. El camino es un hermoso trabajo en progreso, con el destino final, de la satisfacción y el empoderamiento

Scarleth Flores-Puracal

Abogada, Madre y Modelo.


Like it? Share with your friends!

Comentarios:

comentarios

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win